6

De interés

volver

LAS ESCÁPULAS U OMÓPLATOS


La escápula u omóplato es un hueso grande, triangular y plano. Se ubica en la parte posterior o dorso-lateral del tórax; se encuentra en la región comprendida entre la segunda y séptima costilla. Conecta con el húmero (hueso del brazo) y con la clavícula.

En el Método Pilates, para conseguir mantener nuestro centro estabilizado es necesario, además de no perder la contracción abdominal al iniciar cada ejercicio, colocar adecuadamente nuestras escápulas (u omóplatos) de tal modo que permanezcan estables.

La estabilización de esta zona se logra cuando las escápulas se sitúan planas con respecto a la caja torácica sin ningún tipo de tensión. Éstas se dirigen ligeramente hacia atrás con una suave depresión y orientadas hacia el exterior, como si quisiéramos simular una ¨V¨ en nuestra espalda. Intentando crear el máximo espacio posible entre las escápulas y nuestras orejas.

De este modo evitaremos trabajar excesivamente la parte superior de los trapecios y algunos músculos de la zona del cuello y hombros, así podremos prevenir cualquier tipo de tensión en el cuello, y la hiperextensión de las vértebras cervicales, ya que liberará el cuello, fortalecerá la espalda y expandirá el pecho. Nos va a permitir separar los movimientos de la cabeza y cuello con los de brazos y hombros.

Esta estabilización será necesaria mantenerla durante toda la sesión de Pilates, tanto en movimiento para dar una dimensión de éste más precisa y constante, como en las posiciones de descanso.


“Cada uno es arquitecto de su propio bienestar”. J. Pilates.

 

Fecha: 23/02/2011

Fuente: Studio

AU Design - Diseño gráfico y web Vitoria